Cuando llega el ocaso no pidas paz ni sosiego sino una fiesta de amor en tu jardín.

frase
menú